BUSCA

Links Patrocinados



Buscar por Autor
   A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z


Cómo Hacer Lo Que Te Gusta. Disciplina
(Wiki)

Publicidade
Con tantas fuerzas llevándonos por el mal camino, no es una sorpresa que nos cueste tanto descubrir en qué nos gusta trabajar. A la mayoría de la gente se le condena desde pequeños a aceptar el axioma de que trabajo = dolor. ¿Cuántos descubren algo en lo que les encanta trabajar? Unos pocos cientos de miles, quizas, de entre miles de millones. Es difícil encontrar un trabajo que te guste; tiene que serlo, si tan pocos lo consiguen. Así que no menospreciemos esta tarea. Y no nos sintamos mal si no lo hemos conseguido todavía. De hecho, si nos admitimos a nosotros mismos que no estamos contentos, estamos un paso por delante de la mayoría de la gente, que aún se lo niegan. Si estamos rodeado por colegas que dicen disfrutar de un trabajo que nosotros encuentramos deleznable, probablemente se estén engañando a sí mismos. No necesariamente, pero probablemente. A pesar de que hacer bien un trabajo requiere menos disciplina de lo que la gente piensa -porque la manera de hacer bien un trabajo es encontrar un trabajo que no guste tanto que no tengamos que esforzarnos por hacerlo-, encontrar un trabajo que nos guste normalmente requiere disciplina. Algunas personas tienen la suerte de saber lo que quieren hacer a los doce años, y simplemente se dejan llevar como si fueran por las vías del tren. Pero ésta es la excepción. Normalmente la gente que ha hecho grandes cosas tiene carreras que se asemejan a la trayectoria de una bola de ping-pong. Van a la universidad a estudiar A, lo dejan y consiguen un trabajo haciendo B, y terminan haciéndose famosos por hacer C en sus horas libres. Algunas veces saltar de un trabajo a otro es un signo de energía, y otras es un signo de vagancia. ¿Estamos abandonando o atreviéndonos a forjarnos un nuevo camino? Normalmente ni nosotros mismo podemos decirlo. Mucha gente que termina haciendo grandes cosas se decepcionan al principio, cuando están intentando encontrar su lugar. ¿Hay algún test que se pueda tomar para ser honesto con uno mismo? Uno es intentar hacer un buen trabajo en lo que quiera que estemos haciendo, incluso si no nos gusta. Así al menos sabremos que no estamos usando la insatisfacción como excusa para ser vagos. Quizás más importante, nos acostumbraremos a hacer las cosas bien. Otra prueba que podemos hacer: producir siempre. Si tenemos un trabajo a tiempo completo que no nos tomamos en serio porque nuestro plan es ser escritores ¿estamos produciendo? ¿Estamos escribiendo páginas de ficción, por malas que sean? Mientras estemos produciendo, sabremos que no estamos usando la excusa de la borrosa visión de la gran novela que planeamos escribir algún día como opiaceo. Esa visión estará obstruida por la versión más tangible e imperfecta que estamos escribiendo. Produce siempre es también un heurístico para encontrar el trabajo que nos guste. Si nos restringimos de esa forma, nos alejaremos automáticamente de las cosas que creemos que necesitamos hacer, acercándonos a lo que realmente nos gusta. Produce siempre nos ayudará a encontrar el trabajo de nuestra vida de la misma manera que el agua, con ayuda de la gravedad, encunetra un agujero en el tejado. Por supuesto, descubrir en qué nos gustaría trabajar no significa que vayamos a conseguir trabajar en ello. Esa es una cuestión aparte. Y si somos ambicioso tenemos que manternerlas separadas: tenemos que hacer un esfuerzo consciente para mantener nuestras ideas sobre lo que queremos lejos de ser contaminadas por lo que parece posible. Es doloroso mantenerlas alejadas, porque es doloroso observar el hueco entre ellas. Así que la mayoría de la gente baja sus expectativas de antemano. Por ejemplo, si preguntáramos a gente al azar en la calle si les gustaría dibujar como Leonardo, encontraríamos que la mayor parte de ellos diría algo así como, Oh, yo no sé dibujar. Esto es más una declaración de intenciones qeu un hecho; significa, no lo voy a intentar. Porque el hecho es que, si eligiéramos una persona al azar en la calle y consiguiéramos que trabajara en aprender a dibujar tan duro como les fuera posible durante los próximos veinte años, llegarían sorprendentemente lejos. Pero requeriría un gran esfuerzo moral; significaría mirar al fracaso a los ojos durante años. Así que, para protegerse, la gente dice No puedo. Otras de las cosas que solemos oír: no todo el mundo puede hacer el trabajo que le gusta. ¿Cómo consigues que trabajen? En los EEUU, la única forma de forzar a la gente a hacer trabajos desagradables es reclutándolos, y eso no ha ocurrido en los últimos treinta años. Lo único que podemos hacer es animar a la gente a que haga trabajos desagradables, con dinero y prestigio. Si hay algo que la gente se niega a hacer, parece que la sociedad simplemente tiene que arreglarse sin ello. Eso es lo que pasó con el servicio doméstico. Durante milenios ese era el ejemplo de un trabajo que alguien tenía que hacer. A mediados del siglo veinte los sirvientes practicamente desaparecieron de los países ricos, y los ricos se han tenido que apañar sin ellos. Así que, mientras que hay cosas que alguien tiene que hacer, hay una buena posibilidad de que quien diga eso sobre un trabajo en particular esté equivocado. La mayoría de los trabajos desagradables se convertirían en automatizados o simplemente desaparecerían si nadie estuviera dispuesto a hacerlo.



Resumos Relacionados


- Retírate Rico, Retírate Joven. (cómo Hacer Dinero)

- La Gente Que Me Gusta

- La Gente Que Me Gusta

- Veronica Decide Morirse

- Veronica Decide Morirse



Passei.com.br | Portal da Programação | Biografias

FACEBOOK


PUBLICIDADE




encyclopedia