BUSCA

Links Patrocinados



Buscar por Autor
   A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z


Padres E Hijos
(Iván S. Turguiéniev)

Publicidade
Un comensal llama educadamente a la puerta del invitado,

pide permiso para sentarse y, con toda educación y

parsimonia, le declara su odio y le reta a batirse en

duelo. Llegados a este punto, el odio era ya mutuo
entre

ambos, declarado y a flor de piel, pero este desenlace

resultaba imposible de imaginar. El invitado, con no
menos

parsimonia y hasta con cierto retintín, acepta. La

procesión va por dentro, claro. Y en esta escena, pese
a

los remilgues verbales, se huele el odio en su forma
más

primaria, esa seca aversión en la que ya no caben más

razonamientos, como la que azuzaba a Montescos contra

Capuletos. Este duelo, además, será como un detonante
que

hará entrar la novela en una especie de ?ciclo de
muerte?...

Turguiéniev comparte con sus compatriotas muchas de

sus buenas virtudes narrativas: la penetración
psicológica,

la descripción ágil que se incorpora con naturalidad a
las

peripecias, la claridad expositiva que lo hace
facilísimo

de leer: A conoce a B y hablan de X. B y C deciden ir a
R,

donde les sucede N. Capítulos cortos. Claridad que no
es

simpleza: Bazárov, el nihilista, produce odio y amor a

partes iguales, la clásica pregunta ante ese tipo
enervante

de personas: ¿Qué diablos le pasa? No es agradable
verle

sufrir, pero, desde luego, él tampoco tiene mucho de

agradable. Es más fácil identificarse con Arkadi,

entusiasta, fácil de impresionar, pero siempre
dispuesto a

cambiar su postura, a aprender de todo, a abrirse. Su
padre

resulta conmovedor, tan indefenso, tan poco práctico,
tan

atormentado por los recuerdos, tan bueno... En muchos
de

sus silencios se le oye pensar, sin que Turguieniev nos

diga nada. No hace falta. Y las chicas, qué bien
descritas

quedan, qué guapas se las ve sin recurrir a la fácil

minuciosidad visual (y en lo psicológico, también,

respetando la ambigüedad de todo ser humano y más aún
con

las hembras que, como se sabe, no se suelen
caracterizar

por un discurrir en línea recta). También los padres de

Bazárov conmueven por su amor incondicional al hijo,
sin

aspirar ya a comprender un mundo que se les ha vuelto

demasiado grande. Bella historia, de extraña
estructura:

Tres casas, un par de amigos, un par de amores, muchas

disquisiciones sobre lo divino y lo humano, muchos
viajes.

Y esa sabiduría sólo al alcance de unos pocos de que el

alma es contradictoria y es en las idas y vueltas de
esos

viajes donde queda definida.



Resumos Relacionados


- El Tunel

- Salmos

- Salmos

- La Bella Figura: Una Guía De Campo Para El Estudio De La Mente Italiana

- Once Minutos



Passei.com.br | Portal da Programação | Biografias

FACEBOOK


PUBLICIDADE




encyclopedia